viernes, 13 de mayo de 2011

Sí a los graffitis, no a los idiotas:



El mundo del graffiti siempre ha creado mucha polémica:
¿Es una manifestación única de inconformismo y demás propia de la cultura Hip Hop? ¿Es un arte más?

Si es lo primero, me parece que es una forma muy bonita de llamarlo vandalismo y guarrear el paisaje, ya sea urbano o incluso en el campo como este caso en el que un tolai poco ecológico se dedicó a ensuciar la ribera del Henares.
Si es lo segundo, según mi opinión el arte no puede destruir al arte. Por lo tanto el hecho de ver pintadas en fachadas de edificios y monumentos de alto valor histórico-artístico me parece totalmente reprobable y censurable.

La cuestion principal para evitar todas estas fricciones será la de buscar otros cauces y soportes en los que expresar el arte grafitero sin tener que ser dañino...

4 comentarios:

Anastasia dijo...

Tienes toda la razón. Lo malo es que, por lo que tengo entendido, no hay muchas paredes legales habilitadas y los graffiteros ya no saben dónde pintar. Aunque no es nada justificable por otro lado el pintar en edificios históricos o, como en el caso de la foto que nos muestras, en mitad de la naturaleza.

Un beso

ahí va eso dijo...

El graffiti sin duda es una manifestación artística que se remonta a la Antigüedad, esto no quiere decir que cualquiera pueda pintar lo que quiera en el sitio qué mejor le venga... Hace poco leí que quieren derribar uno de los últimos edificios en los que queda un graffiti original de Muelle (en la conocida calle Montera), este histórico graffitero entendió cuáles eran los lugares idóneos para su arte, se subió a una escalera y decoró una de las paredes más denostadas y feas del centro de Madrid... eso deberían hacer el resto!

Víctor Hugo. dijo...

El Muelle debería ser respetado como símbolo del arte subterráneo madrileño, pionero, consolidó un estilo con esas flechas -que levante la mano quien no empezó haciendo alguna firma con una flechilla...-
El graffiti se considera cosas de chavales y gambas, pero la antigüedad de esas manifestaciones artísiticas son conocidas, otra cosa que a los políticos les interese, y como dice Anastasia sus posibles espacios se ven acotados y limitados.
Por cierto, el centro de Madrid tiene calles, casas y corralas con una historia a sus espaldas increible y dan penilla verlas.

Anastasia dijo...

Justo hoy he estado viendo un documental sobre el graffiti.
Salían varios artistas actuales españoles hablando (como por ejemplo Suso33) y uno de ellos decía que si le preguntan por qué pinta en una pared en vez de en cualquier otro lugar, no sabría responder; porque pintan ahí sin tener un porqué, simplemente porque la sensación que obtienen es según ellos brutal e incomparable.
Otro de los que salían en el documental decía que a la gente que no le gustan los graffitis, no le gustan las ciudades; porque cada ciudad tiene sus coches, su contaminación, su ruido, etc. Y a eso la gente se acostumbra, pero, al menos de momento, la gente no se ha acostumbrado a los graffitis, y en realidad este arte es un elemento urbano como cualquier otro.
Creo que tiene razón.

Simplemente quería comentártelo, aunque no venga mucho al caso, porque me pareció curioso.

Un beso