miércoles, 2 de febrero de 2011

Clases de Historia del Arte. ¡Hoy Egon Schiele!

Retomamos unos cuantos años después este familiar blog hecho por cuatro amigos -DaniJoseGuadayVíctor- con algo distinto a lo que suelo hacer en otros lados. Así que siento decir que la música y los dibujos -dos de mis grandes pasiones- quedarán aparcados en sus respectivos sitios para dar paso por aquí a otros intereses de servidor: la pintura, el arte, el cine, curiosidades y demás chorradas que se me ocurran pasarán sin contemplaciones y sin filtros.

Sin más dilación y con mucha emoción reinauguro mi participación hablando un poco de pintura, rememorando mis maravillosas clases de Historia del Arte Moderno y Contemporáneo con Juana -la que por cierto casi perece reventada contra la pared cuando llegaba tarde a uno de sus examenes y Jose me abrió la puerta de golpe- y con la señora mayor esa de Antigua y Medieval que llevaba todo lo que debía decir apuntado en tarjetas de visita... Entrañable.

Autorretrato de chavalín.

Hoy vamos a hacer un especial de la vida y obra de Egon Schiele (1890-1918), un pintor vienés que es básicamente conocido por haber sido alumno y preferido del más reputado Gustav Klimt.
Procedente de una familia media de orígen alemán y bohemio -de Bohemia-, empieza a despuntar con los pinceles, dominando sobre todo el ámbito de los retratos y en 1906 ingresa en la Academia de Bellas Artes de Viena, pero... Egon, que ya empezaba a ser un tipo especial y rarito, chocó con el ambiente estricto, cerrado y académico, por lo que como ha pasado a lo largo de los siglos con distintos genios, acaba abandonando la Academia para ir a su bola, pasando de realizar los paisajes y bodegones típicos.

Melones.

Es por esta época cuando conoce a Gustav Klimt, que ya tenía cierta reputación, y surge una fuerte amistad entre ellos que lleva al segundo a introducirle en el círculo del artisteo de Austria y en el mercado de la pintura, presentándole y poniéndole en la agenda de distintos mecenas de Viena, lo que le sirve para alcanzar cierta estabilidad económica. Un período de bonanza con el que asentar su peculiar estilo.

Esto seguro que se titula pelirroja fea con sombrero o algo así.

Un estilo que se va desligando del cánon académico y se va acercando al del movimiento artístico que estaba triunfando en Centroeuropa: el Expresionismo, de influencia alemana.

En su pintura se dan todos los rasgos característicos del Expresionismo: las líneas angulosas y sinuosas, las figuras alargadas y desproporcionadas, la utilización antinatural del color... Pero lo que le hacía especial era el dominio y control de la técnica de la acuarela y también la presencia absoluta de una temática en la que predominaba la obsesión y contraposición de lo erótico y la muerte, así como el tratamiento y el estudio de la angustia provocada por la soledad.


Ni me he preocupado en buscar el título de esto...

Como todo buen artista, la tranquilidad y el retiro para propiciar la inspiración es algo clave. Por ello, decide abandonar momentáneamente el bullicio de Viena y marchar al campo junto a Valerie Neuzil, una joven de 17 añitos a la que conoció en 1911 y que se convertirá en su musa... Pensaréis que Egon parece seguir el típico esquema de la vida de pintor difuso que va siempre acompañado de una bella joven que le da algo más que inspiración, rodeado de escándalo, y la verdad es que así parece ser, ya que al final tiene que salir del pueblo a toda marcha, tras haber sido acusado y encarcelado por corrupción de menores -debido a la edad de su chica- y por pornografía -tomar a niños desnudos como modelos es una mala costumbre-.

Retrato de Valerie.

Con estas extrañas manías regresó como hemos dicho a Viena, reestableció el contacto con Klimt y volvió a participar con fuerza en la escena artística, ya no solo vienesa, sino internacional.

Como un buen caballero olvidó a Valerie y empezó a rondar a una señorita procedente de la burguesía -tonto que es nuestro amigo- llamada Edith, con la que se llegó a casar en 1914.
Debido a que formaba parte de la élite intelectual de Austria, Egon tuvo la fortuna de verse libre de participar en la Primera Guerra Mundial.


Retratos de Edith.

Su producción pictórica es abundante en este período y parece haber encontrado el punto álgido de su talento, pero es que a todos nos llega el fin y Egon, pese a ser parte de la élite intelectual esta vez no se iba librar, así que el 31 de octubre de 1918 falleció debido la epidemia de la gripe española que causó estragos en Europa...

Autorretrato extraño.

En fin, que os guste su obra y que nos espere mucho tiempo.

___________________

Más información y obras en www.egon-schiele.net

5 comentarios:

Anónimo dijo...

MMMM...No lo conocía... no fuimos a ver sus cuadros en Viena... seguro que había alguno!

Anónimo dijo...

Me encanta la frescura en la manera de escribir!!Serás un gran profesor, oajlá me hubieran explicado así toda la carrera!! Luli

Anastasia dijo...

¡¡¡Me encanta Schiele!!!

Es genial su sensualidad, su sencillez, su forma extraña de representarlo todo, como sacado de una pesadilla. Creo que no muchos pueden presumir de esa frescura en sus trazos... pero también creo que no muchos han padecido esa locura, y eso es algo que en el arte de Egon es imposible de ocultar.

Muy buen blog. Te sigo.

Víctor Hugo. dijo...

Como ya dije por ahí, en Viena hubo otras cosas como la cerveza que nos tiró más:)

Lourdes, ¡Dios te oiga!

Anastasia: hay veces que las visiones del mundo de determinadas personas son extrañas e interesantes. Este es uno de esos casos:)

raúl dijo...

con la música te sueles poner más trascendente, aunque también me gusta ese tono desprendío para las clases de arte!